Argentina concede premio de derechos humanos a una fundación de Haití

El Gobierno de Argentina concedió este miércoles el Premio Internacional de Derechos Humanos Emilio Mignone a la Fondation Devoir de Mémoire, de Haití, informaron fuentes oficiales.

La Fondation Devoir de Mémoire, creada en 2013, es una organización de derechos humanos que se dedica al rescate de la memoria histórica y a reforzar el estado de derecho en Haití.

Entre otras acciones, la organización distinguida por el Ministerio de Exteriores de Argentina es pionera en promover en Haití la difusión pública de testimonios históricos, con el fin de conocer la verdad sobre graves violaciones a los derechos humanos en el país caribeño.

Al entregar el premio en una ceremonia transmitida por internet, el canciller argentino, Felipe Solá, destacó que la fundación Devoir de Mémoire fue creada «para luchar por una historia de terribles y trágicos sucesos que dejaron a varios de sus miembros con sus familias mutiladas» y «muchos de ellos habiendo sufrido cárcel y tortura».

«Pelear en Haití, por ello, tiene un valor enorme», afirmó Solá.

El Gobierno de Alberto Fernández informó que, cuando la situación provocada por la pandemia de COVID-19 lo permita, se invitará a un representante de la organización ganadora para visitar Argentina «con el fin de que conozca de primera mano la experiencia argentina en materia de memoria, verdad y justicia», así como para que mantenga encuentros con organismos de derechos humanos y otros actores sociales.

El Premio Internacional Emilio Mignone, entregado anualmente desde 2007, tiene como fin el reconocimiento de Argentina a instituciones y personas extranjeras que se destaquen en la promoción y protección de los derechos humanos en sus países de origen.

El premio está inspirado en la figura y obra de del fundador del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Emilio Mignone, abogado, educador y dirigente central en el movimiento de derechos humanos que surgió en Argentina durante la última dictadura militar (1976-1983).

En la ceremonia de este miércoles, Solá recordó a Mignone como «un incansable luchador que en su dolor», junto a su familia, fue capaz de «pensar en el futuro».