Errores que todavía cometes con el tapabocas y el alcohol en gel

Desde que apareció la pandemia del COVID-19, todos aprendimos a convivir con nuevas medidas de seguridad e higiene, ¿verdad? Sin embargo, y pese a que han pasado varios meses, aún hay muchas personas que cometen algunos errores a la hora de usar tanto los tapabocas como el alcohol en gel. Aquí listamos los más comunes.

A la hora de usar el alcohol en gel, evitas lavar tus manos. Una cosa no reemplaza a la otra y el lavado con jabón es indispensable, cuidando lavar toda la mano y los dedos.

El alcohol también debe esparcirse de una manera prolija, colocándolo en una palma, pasándolo por el dorso y entre los dedos y debajo de las uñas, primero con una mano y luego con la otra, cubriendo todas las superficies hasta que el alcohol en gel se evapore.

Lleva un recipiente personal siempre encima para poder tenerlo a mano en todo momento y no lo dejes en tu casa al alcance de los más chicos. Sin embargo, hay que enseñarles como usarlos de manera correcta. Úsalo siempre cuando no tengas acceso al agua y el jabón, al menos hasta que puedas lavarte tus manos.

¿Y con el tapabocas? El principal error que la gente sigue cometiendo es no cubrir la nariz. El tapabocas, para ser efectivo, debe tapar tanto el mentón, la boca y la nariz. No uses el mismo sin higienizar y si se moja o se ensucia debes reemplazarlo. El lavado debe ser diario y esperar a que seque completamente para volver a usarlo.

Ten cuidado, no lo apoyes en cualquier lugar, porque luego lo vuelves a colocar en tu boca. Si llevas encima una bolsa, preferentemente de papel, es la mejor opción. Y por último, el barbijo no reemplaza el distanciamiento social y ambas acciones hay que realizarlas en conjunto.