La separación entre Tuchel y el PSG era inevitable, según cuenta su adjunto

Aunque el despido de Thomas Tuchel por parte del París SG fue «un shock», se había convertido en algo inevitable, según el adjunto húngaro, Zsolt Low, del técnico alemán, en declaraciones al medio de comunicación de su país, Nemzeti Sport.

«Seamos honestos, la situación no habría sido sostenible a largo plazo», explicó Low en una entrevista.

«Era mejor decirse adiós ahora, estando cerca de la cima, con muchos bonitos recuerdos», estimó. «Estos dos años y medio fueron bellos».

El cese «nos llegó por sorpresa, el 23 de diciembre, tras una victoria por 4-0 contra Estrasburgo, cuando (el director deportivo) Leonardo nos llamó para decirnos que ya no necesitaba a Thomas de cara al futuro», recordó el adjunto, añadiendo: «incluso si lo veíamos venir, el anuncio de Leonardo fue un shock».

«Tras haber hecho frente a considerables dificultades en 2020, pensamos que esta decisión era un poco incomprensible», añadió.

Entre estas dificultades, Zsolt habla de «las innumerables lesiones que debilitaron la plantilla» y estima que fue «un gran éxito profesional terminar el año así», primero de su grupo de Liga de Campeones y a un punto del líder Lyon en Ligue 1.

Pero la relación Tuchel-Leonardo había llegado a su término.

Todo el mundo «sabía que había tensiones entre el director deportivo y el entrenador principal estos últimos meses. Dicho de otra manera, el anuncio no fue un rayo en un cielo sin nubes», comentó Low.

El adjunto no quiere «entrar en detalles» y resumió: Leonardo y Tuchel «tenían diferentes principios de gobernanza» e «ideas diferentes en muchos aspectos, que se incrementaron con el tiempo».

«Eso condujo a Leonardo a plantearse el futuro con otro equipo técnico», concluyó, en este caso con el argentino Mauricio Pochettino, cuya llegada fue oficializada el sábado y que debía dirigir el domingo su primer entrenamiento.