Lo que podemos esperar del 2021, según líderes políticos

El tradicional deseo de que se tenga un “próspero año nuevo” hoy tiene más significado que nunca, pero esta vez no es fácil, ni para los políticos que tienen la oportunidad de gobernar ni para los que esperan en el banquillo de la oposición, pronosticar que el 2021 será un año de prosperidad.

Toman las proyecciones sobre la economía global de los organismos internacionales, le agregan lo que se sabe sobre el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19, y mezclan con los pronósticos sobre el turismo y las remesas productores de dólares, y terminan con un plato que tiene un sabor a incertidumbre.

Todo lo que pase depende de que ocurran cosas que aun no se conocen. ¿Protestas, desempleo, más endeudamiento, encarecimiento de la comida; o recuperación y una vacuna que permita guardar la pandemia en el armario de los malos recuerdos?

Empezamos con el presidente del partido gobernante, José Ignacio Paliza, quien pronostica que la primera mitad de año seguirá estando bajo los efectos económicos de la pandemia, mientras las vacunas que se aplican en el mundo hacen vislumbrar una luz al final del túnel.

Encausar el turismo y otros sectores de la economía en su desarrollo normal sería un reto que podría tardar años, vaticina.

“No hay duda de que se han producido efectos sociales. Por ejemplo, mi hijo Javier, de tres años y medio, tiene un año que no asiste a la escuela”, señaló Paliza.

Recuperar la interacción social habitual, con los cambios culturales que ya se produjeron, será un recorrido que todos deben abrazar, de acuerdo a Paliza.

Como primera figura de autoridad de un partido que estuvo 16 años en la oposición y ahora gobierna, espera hacer uso de herramientas tecnológicas para que la gente se mantenga integrada en una estructura fuerte y que no se pierda el vínculo.

Desde su experiencia como exministro de Economía y de Industria y Comercio, Juan Temístocles Montás parte de estos números y expresa: para 2019 la producción de bienes y servicios totalizó cerca de 90 mil millones de dólares, para este año que termina se proyecta que caerá a 77 mil millones de dólares, para una reducción de 13 mil millones.

El presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) dice que las proyecciones que hacen los organismos internacionales indican que el país va a crecer, pero no lo suficiente como para volver a los niveles del 2019, y que todo apunta a que el año que viene habrá incremento de la pobreza y desigualdad social.

Estima que si esa situación no se maneja políticamente desde el gobierno, eso se podría reflejar en movilizaciones sociales en el país. Concluye que la nación va a necesitar de sus mejores hombres y mujeres para aunar voluntades y sobrellevar los desafíos.

Al secretario general de Fuerza del Pueblo (FP), Antonio Florián, le preocupa el nivel de endeudamiento con que tendrá que cargar el Estado, que ya ronda el 70 por ciento.

Advierte que el Gobierno debe mantener subsidios focalizados y apoyo a las empresas para evitar situaciones cruentas y difíciles.

“La gente no se va a dejar matar de hambre y va a reclamar mejores condiciones”, señala. Según él, el Gobierno marcará el ritmo en la relación con la oposición, por lo que la armonía política dependerá de ellos.

Héctor Guzmán, vicepresidente Partido Revolucionario Dominicano, prefiere no hacer vaticinios sobre lo que pasará en 2021, pero sugiere que todos los sectores estén preparados para enfrentar lo peor de la crisis.

Argumenta que pronosticar lo que podría ocurrir sería especulación y aspiraciones, porque el futuro del país dependerá de cómo se maneje la crisis sanitaria: un fenómeno nuevo para todo el mundo.

El rol de los partidos opositores debe ser constructivo, y la sociedad rechazará a los que adopten posiciones radicales, afirma Elías Wessin, presidente del Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC).

Le preocupa la tendencia ascendente del endeudamiento público y mira el ejemplo de Grecia y otros países que terminaron declarándose en quiebra.

A pesar de las diferencias políticas, todos los líderes de partidos consultados coincidieron en el deseo de que el 2021 sea el año de la recuperación y superación definitiva de la crisis sanitaria y económica que sacude al mundo.