Cinco cuidados para proteger tu pelo

El cabello se vuelve frágil y quebradizo por la exposición al sol, el cloro de las piscinas o la sal del mar. Además estos factores pueden alterar el color del pelo, su textura y hasta quemarlo. En el caso de que utilices tintura para el cabello, esta también puede verse alterada y cambiar su tono inicial.

Para protegerlo del sol lo ideal es que lo cubras, puedes usar sombreros o pañuelos. De esta manera lo proteges de los rayos UVA y UVB a los daños que el sol le provoca. Esta técnica también sirve para cuidar tu cuero cabelludo y evitar sufrir cualquier tipo de irritación en él.

Otra técnica que no debe faltarte es hidratar el cabello. Esto te permitirá mantenerlo protegido ante las agresiones del sol, el cloro o el mar. Una buena rutina a base de mascarillas capilares son la solución para que tu pelo esté menos sensible y fuerte. También debes usar mascarillas protectoras para el pelo en ampollas, cremas o aceites.

Evitar el uso de secadores de pelo o planchas es fundamental para que el cabello se mantenga sano. Combinar estas técnicas con el verano no es recomendable. Por otro lado, siempre que te metas en el mar o en la piscina, debes mojar antes el cabello. De esta manera el cloro y la sal no entran en contacto directo.