Ocho consejos para mantener una buena comunicación con tu hijo adolescente

La adolescencia es una de las etapas más complejas. Se trata de un periodo de la vida en la que los cambios físicos y emocionales pueden llevan a los hijos a alejarse de los padres en su búsqueda por independizarse. Así lo indica la psicóloga infanto-juvenil Rachel Barouch a través de su cuenta de Instagram @crianzaholisticard, al tiempo que dice que, aunque cueste creerlo, la fase de transición de la niñez tiene mucho parecido a la etapa de los dos años, pues en ambos casos buscan separarse de sus padres y ejercer su autonomía, mientras aún necesitan de ellos.

En un post en referida red social, la profesional de la conducta explica que, para convertirse en un ente independiente con ideas propias, los adolescentes necesitan separarse de los padres, y es justo en ese momento en el que los progenitores se hacen menos agradables para los hijos. “Esto quiere decir -explica- que van a disentir en muchas de las cosas que decimos o hacemos, lo que lleva a que la relación entre padres y adolescentes se vea afectada”.

Sin embargo, tampoco quiere decir que no haya nada por hacer para sobrellevar esta difícil etapa en la vida de los hijos. La también experta en psicóloga educativa ofrece ocho recomendaciones para lidiar con tu adolescente y fomentar una mejor comunicación con él.

1. Aprende a escuchar activamente. Es un hecho que cuando los adolescentes sienten que los padres no los presionan para obtener información, muestran mayor apertura. Así que encárgate de siempre estar dispuesto a escuchar cuando lo necesite.

2. Muéstrale que confías en él. Ofrece oportunidades para que tu hijo se encargue de algo o te ayude. Permítele disfrutar de privilegios para que aprenda a gestionar su libertad.

3. Válida sus emociones. No minimices su situación ni trates de salvarlo. Ser empático a veces es suficiente para enseñarlos a reconocer y gestionar sus emociones.

4. Comunica las razones detrás de tu decisión. Muchas veces, los hijos cuestionan a sus padres por qué deben acatar cierta regla, y estos responden con frases como “porque yo lo digo”, ¡un total error! Lo ideal es que al establecer reglas, expliques las razones detrás de ellas.

5. Realicen actividades juntos. Cuando te tomas el tiempo de realizar actividades de disfrute junto a tu hijo, hay mayor probabilidad de entablar una comunicación sin necesidad de forzarla.

6. Elogia lo positivo. Hazle saber lo mucho que aprecias lo que hace bien elogiándolo en los momentos que notes algo positivo, y recuerda ser específico.

7. Controla tus emociones. Todos sabemos que cuando estamos enojados, tendemos a emitir comentarios de los cuales nos arrepentimos luego. Por eso, lo mejor que puedes hacer es respirar profundo y pensar bien lo que vas a decir, sobre todo si se trata de conversaciones difíciles.

8. Respétalo. Hay una famosa frase que reza “respeta para que te respeten”, y eso es justo lo que debes hacer con tu hijo adolescente. Aunque seas su padre, es importante que respetes sus intereses y sus ideales.