Por qué deberías hacer ejercicio durante el embarazo

A estas alturas ya casi todas las personas saben no solamente que se puede hacer ejercicio durante el embarazo, sino que además es beneficioso tanto para la salud de la madre como para la del bebé. Por supuesto, el tipo de ejercicio y su intensidad depende del período de gestación y de las indicaciones del médico ginecólogo.

De todas maneras, todo tipo de ejercicio es saludable: puedes hacer yoga, danza, pilates, bicicleta o incluso caminar. Aquí te contaremos los beneficios generales de ejercitarte durante este período.

El ejercicio ayuda a mantener un peso saludable, así como también un control del apetito y de la ansiedad, evitando ganar kilos extras. Además, te ayuda a dormir y mejorar la calidad de tu sueño, el cual suele verse complicado a medida que pasan los meses.

Al igual que cuando no estabas embarazada, hacer ejercicio mejora el estado de ánimo y te mantiene activa a la vez que disminuye todo tipo de molestias físicas como los dolores articulares e incluso las náuseas. Además, disminuye hasta en un 27% la posibilidad de desarrollar diabetes.

Hacer ejercicio prepara a tu cuerpo para el parto, fortaleciendo toda tu musculatura, incluyendo la del abdomen y las articulaciones pélvicas. ¿Y en cuanto al feto? Sin dudas que mejora el desarrollo de los órganos del bebé, fortaleciendo de manera especial a su corazón.